Buscar
  • ICL Foundation

Gobiernos que trabajan de forma multisectorial y a multinivel como única forma de sobrevivir



La pandemia del CoVid 19 ha puesto de relieve una vez más, en jaque y en evidencia la incapacidad de nuestro sistema para hacer frente a los retos de estos nuevos tiempos. 


Como va han venido anunciando organizaciones punteras como la Bill & Melinda Gates Foundation, la Rockefeller Foundation, el Banco Mundial, y distintas agencias del sistema de Naciones Unidas entre otras durante los últimos años, los retos de nuestro siglo no entienden de las limitaciones y arquitecturas artificiales que nosotros los seres humanos hemos creado buscando diferenciarnos entre nosotros y organizarnos de manera en la que algunos estemos por encima de otros. 


Lo hemos visto con el terrorismo, quién se beneficia de fronteras, distintos sistemas de leyes y regulaciones y la falta de comunicación entre países. Lo vemos con los retos en ciberseguridad y la incapacidad de nuestros sistemas arcaicos de defenderse. Con lacras como la violencia contra las mujeres por todo el planeta, con la pobreza extrema, las migraciones y flujos de poblaciones de refugiados. 


Lo hemos vuelto a ver con el cambio climático, a quién le da exactamente igual en qué país hayas nacido, que pasaporte tengas, quién sea tu presidente o cuánto dinero tengas en tu cuenta. El cambio climático nos afecta a todos por igual. Y lo hemos vuelto a ver con la pandemia y crisis sanitaria contra el virus invisible, que ataca a ricos y pobres por igual, sin importarle esas líneas fronterizas entre países y clases que antaño dibujamos en nuestro imaginario colectivo. 


Los retos del siglo XXI no entienden de los conceptos artificiales imaginados por el ser humano, ni de fronteras, ni competencias entre gobiernos. Juegan en una liga superior, y de ahí su gran impacto en nuestras sociedades, las cuáles en 2020 siguen esforzándose por dividirse aún más en vez de tender a la comunidad cohesionada y global que necesitamos.  


Esto ha sido otro golpe más a las estructuras que tenemos para organizarnos como sociedades, muy especialmente a los Gobiernos nacionales, los Estados-Nación, quienes parecen que según pasa el tiempo, pierden la total capacidad de hacer frente a las nuevas necesidades de una sociedad que ha evolucionado sin ellos. 

El Gobierno en 2020 es casi una tarea imposible. Los Gobiernos nacionales del mundo no cuentan ni con los recursos, ni con el alcance, ni el tiempo, ni el talento necesario para enfrentarse a los retos que tenemos por delante este siglo, y mucho menos por sí solos. 


El Cambio climático, amenazas químicas y víricas, ciberespionaje, flujos migratorios y de poblaciones refugiadas, una rápida urbanización sin precedentes (más de la población mundial se ha trasladado a las ciudades por primera vez en la historia), y un larguísimos etc no pueden ser resueltas por un solo gobierno. Ni siquiera por todos los gobiernos juntos. 


Son las alianzas estratégicas, multisector, y multinivel las que marcarán el éxito en las próximas décadas. 


En HAC Global y en la ICL Foundation tenemos muy claro que sólo las alianzas estratégicas que busquen las intersecciones entre gobiernos y sector público, con la innovación, talento, recursos y know-how del sector privado, con la misión y la perseverancia de la sociedad civil, y con la valentía del sector filantrópico para hacer frente a los retos sociales, económicos, sanitarios y medio ambientales de nuestra época son las que tendrán éxito. 


Por eso un pilar fundamental cuando trabajamos con nuestros clientes y Gobiernos de distintas partes del mundo es invitar a una variedad de voces a la conversación, ver la sinergias, crear hojas de ruta consensuadas, realistas y actuar de forma alineada. 


Es imperativo que los Gobiernos se abran a trabajar de forma multisectorial y en varios niveles, para desarrollar a innovar  globalmente, e implementar localmente. 


De ahí el rol tan importante que empiezan a jugar las ciudades y lo local en las conversaciones mundiales. Lo vemos en la ONU con el enviado especial de ciudades, lo vemos en las COPs, lo vemos en cómo los Alcaldes en EEUU luchan contra Trump por mantener los acuerdos de París. 


Son las ciudades, los hubs de innovación y de progreso, pero también los principales puntos de contaminación, inequidad, y prácticas no sostenible. Intervenir en lo local, con alianzas globales de la mano del sector privado y la sociedad civil, se vuelve en 2020 una necesidad. 


Alianzas estratégicas, multisectoriales, multinivel, como única receta de éxito para que nuestras sociedades liberales, de derechos y libertades, y nuestras empresas y nuevas formas de negocios sostenibles y nuestro modelo de vida sobreviva a la ola de cambio radical que nos viene. 


¿Es esto posible? Nosotros sabemos que sí. 


Sólo así nuestros Gobiernos podrán dar el salto cualitativo que necesitan, re-imaginarse y su estructuras, para hacer frente a nuestras nuevas necesidades como ciudadanos. ¿Cómo propondría Rousseaure-pensar el contrato social en el XXI?


En HAC Global y en la ICL Foundation y tenemos clara la hoja de ruta. ¿y tú?


Únete a la conversación. 


Luis ALVARADO 


VP for Government Relations & Global Affairs de la ICL Foundation y de HAC GROUP

8 vistas
  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • LinkedIn - círculo blanco

Somos una organización no gubernamental sin ánimo de lucro desde la que trabajamos la puesta en marcha de proyectos, en los diferentes ámbitos de la participación social, política, económica y educativo-cultural en Estados Unidos, así como en otros países de Iberoamérica y Europa, con el objetivo de lograr que la igualdad de oportunidades sea real y efectiva.

DIRECCIÓN EEUU
228 E 45t St, New York, NY 10017, EEUU

Logo_ICLF_1.png