Buscar
  • ICL Foundation

«LA REGLA DEL DÉCIMO HOMBRE». LA PANDEMIA QUE PODRIA VENIR. ¿ Y SI LOS NIÑOS TAMBIEN…?

No existe lugar para la duda, es obvio que la evolución de la pandemia del coronavirus, ha dejado en jaque a la OMS, bien por falta de información o por falta de previsión, en poco tiempo ha tenido que redefinir, la catástrofe sanitaria como amenaza de moderada a alta, luego como emergencia sanitaria mundial, al poco como múltiples epidemias y, ya por fin como pandemia. Ahora nos advierte que la COVID-19 «no va a desaparecer» y que la pandemia «está creciendo». Pero no solo la OMS, también los gobiernos de la mayoría de los países han fracasado en sus previsiones. Y por todo esto habría que pensar y, parece evidente, que dicha organización, así como los gobiernos no tienen entre sus comités, comisiones de expertos y cualesquiera grupos responsables de valorar y tomar decisiones y medidas frente a situaciones similares, a un «décimo hombre». Igual deberían a partir de ahora plantearse su figura, e incluirla .

«La regla del décimo hombre» ,que aparece en la película (Guerra Mundial Z de 2013 basada en la novela de Max Brooks- en la que un virus zombi convertido en pandemia global amenaza con acabar con toda la población mundial), es una táctica de sentido común que indica que «siempre que nueve personas estén de acuerdo en que algo es cierto, una décima persona debe defender la tesis contraria (incluso si no está de acuerdo con ella) para estar preparados ante una eventualidad o tesis improbable», hace referencia al individuo designado para evitar que haya unanimidad y consenso en la toma de decisiones y llevar la contraria a la mayoría, esgrimiendo los argumentos y escenarios más improbables y señalar todos los posibles puntos débiles o fisuras de la decisión alcanzada por el grupo. En la película se afirma que es una práctica usada por el gobierno de Israel. Aunque explícitamente no existe como tal la regla del décimo hombre en el gobierno de Israel, sí tienen implementada una «cultura de análisis de tesis improbables», llegando a tener incluso una oficina llamada la oficina del «abogado del diablo» (Devil’s Advocate office) donde se analizan las tesis opuestas a las aceptadas. La Dirección de Inteligencia Militar de Israel, AMAN, tiene funciones específicas dedicadas a abogar por puntos de vista contrarios. (Yosef Kuperwasser, del Centro Saban para Política de Medio Oriente, documento de 2007): «Cuenta con una serie de herramientas para garantizar la promoción de diversos puntos de vista. Primero, para asegurarse de que se escuchen opiniones diferentes y opuestas dentro de la comunidad de inteligencia israelí, AMAN tiene una cultura de apertura, donde se espera que las personas expresen opiniones disidentes y para ello utiliza dos herramientas que promueven la diversidad: la oficina del «abogado del diablo» que asegura que las evaluaciones de inteligencia sean creativas y no sean presa del pensamiento grupal, y la opción de escribir notas de «opinión diferente». El eslogan organizativo que refleja esta apertura es: «Libertad de opinión, disciplina en acción».

Pues bien, para encontrar el origen de tan llamativa -e imprescindible- figura hay que remontarse a la Guerra árabe-israelí o Guerra del Yom Kipur, en el año 1973. En aquel momento y a pesar de que disponían de datos y de información que ponían de manifiesto que Egipto y Siria estaban intentando agitar al resto de estados árabes para levantarse en contra de Israel, su Inteligencia Militar estaba completamente convencida de que esa alianza era imposible; y que ni mucho menos el levantamiento en armas, tendría lugar, precisamente, durante el Ramadán, el mes sagrado de los musulmanes. Pero sucedió. Y las consecuencias de ese error en la valoración y toma de decisiones fueron tan funestas que impulsaron a la Inteligencia Militar israelí a instaurar, a partir de 1974, la figura de ese «décimo hombre» en la forma de la «oficina del abogado del diablo». 

Desde que empezó todo este desastre sanitario y por ende económico, todos los días doy gracias, a quién haya que dárselas, de que afortunadamente, los niños han tenido una muy baja afectación, esto no significa que los niños sean invulnerables, sino que no suelen presentar síntomas severos y por consiguiente es muy poco probable que puedan precisar de tratamiento en UCIs. Por otra parte, existen datos de los registros de la infección por SARS-CoV-2 que indican que la incidencia en la edad pediátrica va en aumento con lo que habrá que estar pendientes y no confiarse.

La explicación de por qué los niños se encuentran más protegidos de la infección por COVID-19 aún no está clara. A diferencia de otros virus respiratorios como el de la influenza y el virus sincitial respiratorio donde la población pediátrica es considerada de riesgo, en el SARS-Cov-2 el riesgo promedio de infección grave en niños es bajo . Uno de los primeros casos pediátricos de COVID-19 en Wuhan, China, fue un niño previamente sano de 3 años que fue admitido en la UCI en enero 2020, recibió tratamiento con inmunoglobulinas y fue dado de alta luego de 13 días de hospitalización. En una serie de casos de pacientes menores de 16 años atendidos con SARS-Cov-2 en Wuhan, encontraron que más del 60% presentó anormalidad pulmonar radiológica y el 1,8% requirió hospitalización en la unidad de cuidados intensivos (UCI) (2). La serie de casos pediátricos de SARS-Cov-2 más extensa fue publicada el 16 de marzo a partir de datos de China. La gran mayoría de los niños tuvo síntomas leves, y algunos fueron asintomáticos . Se observó que el 10,6% y el 7,3% de pacientes < 1 año y 1-5 años presentaron cuadro clínico grave o crítico respectivamente. El estudio reporta una proporción general (para todas las edades) de niños con enfermedad grave o crítica de 5,8%.. En un estudio reciente, con el objetivo de aproximar la cantidad de casos pediátricos graves y críticos totales en los Estados Unidos, Pathak et al. estimaron empíricamente la proporción de casos pediátricos graves y críticos a partir de cálculos epidemiológicos reportados hasta el momento . En un escenario de 50% de población infectada, estiman unos 10865 niños que requerirán cuidados críticos en ese país.

En España el Ministerio de Sanidad ha proyectado la seroprevalencia por franjas de edad y estima que hasta el 14 de mayo había en España 110.406 niños menores de 10 años que tiene o ha tenido el coronavirus. Con esos datos, el índice de letalidad -oficialmente han fallecido dos menores en esa franja de edad- es del 0,002%. En cambio, con los casos oficiales de menores de 10 años, que son 871, la mortandad es del 0,23%.En la franja de entre 10 y 19 años la estimación del estudio de seroprevalencia es de 185.416 infectados, cuando en la estadística oficial es de 1.619 positivos. En esta franja el número de fallecidos es de cinco, por lo que el porcentaje de letalidad pasaría del 0,31% al 0,003%.(1-8) 

Y el lector estará pensando, y todo este cuento de la regla del decimo hombre y el covid en niños que tiene que ver. Pues bien, no puedo imaginarme lo que sería, que ahora estuviéramos llorando también, la pérdida de miles de niños. Hemos asistido al colapso sanitario de los servicios de Urgencias, UCIs y plantas de hospitalización, en prácticamente todo el mundo y sobra decir que han estado llenos de pacientes de mediana y tercera edad. Pero qué hubiera pasado si los afectados hubieran sido también los más jóvenes. ¿Pueden imaginar el escenario?. Alguno de ustedes cree que los políticos estarían en esos cruces de acusaciones estériles, ¿las televisiones habrían sacado a los sanitarios bailando en los hospitales?, ¿Habría habido tantos aplausos en los balcones? ¿los sanitarios se hubieran arriesgado a trabajar sin protección sabiendo que se jugaban no sólo su vida, sino la de sus hijos?.

Póngase por un momento en ese escenario dantesco y pregúntense, ¿estamos libres de que eso ocurra?, quizá este virus nos ha dado un aviso y ha respetado a lo que más queremos, pero puede venir otro que no haga distinciones por edades, y entonces qué.. ¿tenemos los medios humanos y materiales para pelear contra algo así..? A día de hoy, no creo que me equivoque si digo que no. Por eso quizá debería existir la figura del «decimo hombre» o «décima mujer» tanto monta monta tanto, ese o esa que piense, no digo ya en un apocalipsis zombi, como el de la película, pero si en un escenario donde el patógeno en cuestión se cebe tanto en los niños como en los mayores. Estoy seguro que la gente, entonces, llevaría no solo mascarillas sino escafandras y posiblemente no habría las faltas de civismo que vemos a día de hoy. Hay que prepararse porque esta pandemia no será la última. Así que no está de más pensar, que lo improbable no es equivalente a lo imposible.

Dr. José Javier Domínguez González. VP. ICLFoundation.

Especialista en Cirugía Ortopédica y en Medicina de Familia.

Madrid, 25/06/2020

Referencias:

1. Liu W, Zhang Q, Chen J, et al. Detection of Covid-19 in Children in Early January 2020 in

Wuhan, China. N Engl J Med. 2020; 382:1370-1371.

2. Lu X, Zhang L, Du H, et al. SARS-CoV-2 Infection in Children. N Engl J Med. 2020

3. Dong Y, Mo W, Hu Y, Qi X, Jiang F, Jiang Z, Tong S, Epidemiological characteristics of 2143

pediatric patients with 2019 coronavirus disease in China, Pediatrics.

4. Wei M, Yuan J, Liu Y, Fu T, Yu X, Zhang Z. Novel Coronavirus Infection in Hospitalized Infants

Under 1 Year of Age in China. JAMA. Published online February 14, 2020.

doi:10.1001/jama.2020.2131

5. Zeng L, Xia S, Yuan W, et al. Neonatal Early-Onset Infection With SARS-CoV-2 in 33 Neonates

Born to Mothers With COVID-19 in Wuhan, China. JAMA Pediatr. Published online March 26,

2020. doi:10.1001/jamapediatrics.2020.0878

6. Virtual Pediatric Systems (VPS). COVID-19 Data Dashboard: North American Pediatric ICUs.

https://covid19.myvps.org/. Published 2020. Accessed April 22, 2020

7. Cromer D, van Hoek AJ, Jit M, Edmunds WJ, Fleming D, Miller E. The burden of influenza in

England by age and clinical risk group: a statistical analysis to inform vaccine policy. J Infect.

2014 Apr;68(4):363-71. doi: 10.1016/j.jinf.2013.11.013. Epub 2013 Dec 1. PubMed PMID:

24291062.

8. Pathak EB, Salemi JL, Sobers N, Menard J, Hambleton IR. COVID-19 in Children in the United 4

States: Intensive Care Admissions, Estimated Total Infected, and Projected Numbers of Severe

Pediatric Cases in 2020. J Public Health Manag Pract. 2020 Apr 10. doi:

10.1097/PHH.0000000000001190. [Epub ahead of print] PMID: 32282440.

  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • LinkedIn - círculo blanco

Somos una organización no gubernamental sin ánimo de lucro desde la que trabajamos la puesta en marcha de proyectos, en los diferentes ámbitos de la participación social, política, económica y educativo-cultural en Estados Unidos, así como en otros países de Iberoamérica y Europa, con el objetivo de lograr que la igualdad de oportunidades sea real y efectiva.

DIRECCIÓN EEUU
228 E 45t St, New York, NY 10017, EEUU

Logo_ICLF_1.png